Historia de la Mansión

padredaniel

La historia del Centro Carismático de Evangelización  La Mansión no puede ser separada de la experiencia en el Espíritu Santo que vivieron allá por los principios de los años 70 los padres Crisóstomo y Daniel cuando llegaron a Santa Cruz de la Sierra. Sin está experiencia que Dios Padre derramó en estos sacerdotes no hubiera surgido esta gran comunidad de hermanos y hermanas conocida hoy internacionalmente como LA MANSION.

La historia cuenta que después de siete años de trabajo en la ciudad de La Paz, los padres Crisóstomo Geraets y Daniel Roach, perteneciente a la orden de los padres Dominicos, siguiendo su espíritu de predicadores itinerantes, dejaron esta ciudad y se pusieron en marcha rumbo a la ciudad de Santa Cruz de La Sierra.  El primero en llegar a Santa Cruz fue el padre Crisóstomo, más conocido como el padre Cris, en el año 1969, casi inmediatamente lo hizo el padre Daniel en el año 1970. A inicios de 1971 los padres Cris y Daniel, en diferentes circunstancias  dando inicio a la experiencia Carismática de la Iglesia Católica cruceña.

A  dos años de recibir la experiencia del Espíritu Santo y de una intensa preparación espiritual, un Domingo de Ramos de 1973, comenzó la experie

ncia pública de la Renovación Carismática con una Misa.

 

“Llego aquel día importante dia del mes de marzo de 1973. En este calido día de Domingo de Ramos, a las 09:00 de la mañana

comenzó la celebración en el patio de la casona misional La Mansión” Para ella se habían reunido unas 70 personas”

 

Esta nueva experiencia comenzó en la Eucaristía.  Desde el primer día de esta celebración ha sido el eje motor de todas las actividades de La Mansión, porque en este Centro de Evangelización se hace de la Eucaristía una gran celebración que impulsa a los fieles a la evangelización a través del Espíritu Santo.

“Así nació la Mansión. No como un grupo de oración, sino como una comunidad Eucarística que se reúne para celebrar la Misa como mayor acto de alabanza al Padre. De este modo, la Eucaristía se convierte en el Centro de nuestra vida comunitaria”

 

 

En el aspecto material, La Mansión es una casona señorial donada a la Iglesia Católica por la familia de la casa Zeller, situada en el casco viejo de Santa Cruz, y a pocas cuadras del centro de la ciudad.  El arzobispado a cargo del Monseñor Luís Rodríguez le concedió el uso a los padres Cris y Daniel quienes inmediatamente comenzaron sus actividades de acuerdo con las costumbres de estas tierras.

Al principio fue a patio pelado, a la luz del sol y bajo el resplandor de las estrellas.  En esos días los “mansionistas” no superaban los cincuenta y  rápidamente  se  duplicaron y al llegar a unos 120, se construyó el primer “Pahuichi” aprovechando la euforia emprendedora de los primeros fieles  y vecinos.

 

“Dejando intacta la hermosa casona se fueron a la zona norte de la propiedad. Allí el 2 de diciembre de 1973 inauguraron su primer pahuichi rustico y económico, con una estructura de madera labrada a mano, cubierta de palmas de motacú, y con capacidad para 600 personas”

Este primer “Pahuichi” rápidamente fue colmado.  A partir de aquí se construyeron los anexos, ¡hasta llegar a siete!.  La palabra de Dios se dejaba oír clara y limpia por entre todos estos pahuichis.  Una vez más los siete pahuichis eran poco espacio  para albergar tanta gente.

Exactamente al cabo de 10 años los padres Cris y Daniel se encontraban de pie en la propiedad de La Mansión viendo como los primeros siete pahuichis se demolían para dar lugar a otro más grande y definitivo”

 

Aprovechando 2.000 metros cuadrados se inaugura, un 4 de noviembre de 1983, el nuevo pahuichi para albergar 4.000 fieles cómodamente sentados.  La obra fue encomendada a la arquitecta Gugui Roda, quien depositó todo su conocimiento e inspiración en el Espíritu, representa en lo material al cristianismo auténtico: sencillez, perfección y austeridad son algunos de los adjetivos que pueden definir esta obra.  Es grato a la vista, acogedor, lleno de detalles simples, es funcional y con un mínimo desnivel que permite seguir los eventos con comodidad.

 

“Dios empezó a obrar de una manera nueva en la iglesia carismática recién nacida. Cuando se terminada cada celebración, quedaba en evidencia que simplemente había acudido más gente de lo que se esperaba. No cabía duda que la experiencia Pentecostal estaba un creciente impacto en la espiritualidad de la gente”

 

Actualmente, todos los domingos recibe a más de cuatro mil personas y durante las celebraciones especiales como la Semana Santa, encuentros, por nombrar algunas, se han llegado a acomodar 7.000 personas. Lo que confirma que aquella experiencia iniciada públicamente un Domingo de Ramos de 1973 continua dando sus frutos guiada por el Espíritu Santo de Dios.

 

Bibliografia consultada

 

-          P. Roach Daniel OP, Roda de Sauto Gugui. “La Vida de los Padres Cris y Daniel: Los principios de La Mansión”. 2003. Pag. 420

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>